Categories
discos reseñas

Chúpame el dedo – No te metas con Satán (por Jairo Manzur)

Review de Jairo Manzur sobre el ultimo disco del dúo colombiano Chúpame el Dedo, editado recientemente por Discrepant.


Aunque después de una primera escucha No te metas con Satán, segundo trabajo de Chúpame el Dedo, parezca un disco puramente humorístico, prestarle atención en detalle mostrará que dentro de toda la comedia, parodia y sátira presentes en estas canciones hay un proceso creativo unido por un detalle: la referencialidad. Esa referencialidad se desarrolla en dos dimensiones: la musical y la lírica. Pero antes de continuar no viene mal hacer algo de historia, Chúpame el Dedo es el proyecto de Eblis Álvarez (parte de múltiples proyectos entre ellos los Meridian Brothers) y Pedro Ojeda (de Romperayo, que lanzo un disco hace por también por SOUK, el subsello de Discrepant); Eblis y Pedro hacen parte de un pequeño, pero siempre creativo, entorno de músicos colombianos (con una cantidad y calidad de proyectos que merecería todo un artículo aparte) que han ido llevando durante casi dos décadas diferentes expresiones del folclore colombiano hacia la experimentación

Originalmente Chúpame el Dedo surgió en base a la propuesta de Detlef Diederichsen, músico y periodista alemán, quien le encargó a Eblis Álvarez preparar una presentación musical para un festival llamado Böse Musik (literalmente: música malvada). Tras unas primeras aproximaciones hacia un concepto, Eblis termina invitando a Pedro Ojeda con quién termina de dar forma a Chúpame el Dedo: un proyecto que combina, y desdibuja, lo tropical y lo “metalero” a través de composiciones hechas con sintetizadores y percusiones. De acuerdo con una entrevista del 2017 con The Quietus, tras esa primer presentación el dúo recibió la propuesta de editar su primer trabajo a través del sello Discrepant; además, fueron surgiendo nuevas invitaciones para presentarse en vivo, lo cual ha asegurado la existencia entre proyectos de Chúpame el Dedo y la aparición, cinco años después, de este segundo trabajo.

La música de Chúpame el Dedo se construye tanto en base a ritmos  como a una serie de clichés propios del metal y la música tropical; ambas vertientes están muy arraigadas en la cultura colombiana y llevan conviviendo, más o menos en paz, durante décadas. Para cualquier que haya crecido en Colombia, o haya vivido en ella por un tiempo, no es un secreto que el metal tiene una representación enorme en la cultura (no solo alternativa sino popular) de ese país. El metal colombiano surgió en parte como respuesta a la violencia generalizada y tuvo epicentros en ciudades como Medellín a partir de los años 80 (algo que quedó plasmado, en esa misma línea entre la realidad y la parodia a la que recurre Chúpame el Dedo, en la película de Víctor Gaviria: Rodrigo: No Futuro); durante las décadas a seguir el “metalero” ganó un espacio legitimado por bandas, encuentros, sellos y festivales a un nivel al que ningún otro género extranjero ha podido llegar en el país. Mientras tanto, el solo término  tropical  llega a englobar diferentes tipos de ritmos y expresiones de diferentes regiones de Colombia, aunadas a través de costumbres y tradiciones que se han ido generalizando por todo el país; una buena muestra de ello es la categoría de “música decembrina” que refiere a un grupo de canciones que re-aparecen cada diciembre, en versiones originales o re-versionadas, en fiestas, casas y festivales para desaparecer de vuelta en enero hasta el próximo diciembre.

Entonces,  a pesar de que resulte una idea dispar unir dos corrientes en apariencia tan opuestas, la idea de Eblis y Pedro está sustentada en dos representaciones muy fuertes de la cultura colombiana metabolizadas por las costumbres y el tiempo. En este segundo disco  esas dos corrientes se unen, como comentaba al comienzo, de la siguiente manera: mientras que los ritmos son eminentemente tropicales, las letras y referencias culturales (así como la estética visual) nos dirigen al universo del metal colombiano; de hecho, el titulo mismo del disco puede ser tomado como una parodia del miedo generalizado del pueblo colombiano por el metal. El mejor ejemplo de esa unión es el tema “Metalero”: el ritmo está basado en la canción de Aníbal Velásquez “El cumbianchero” (uno de esos temas que en Colombia cualquiera reconoce por el ritmo sin saber, muchas veces, ni el nombre ni el autor); la letra, mientras tanto, juega con varias representaciones del metalero colombiano (Rock al Parque, el pogo, los solos exagerados). Creo que el mismo análisis podría hacerse con casi cada una de los temas de No te metas con Satán; lo que en apariencia es una “puesta en escena” extravagante y divertida, es también un disco que juega de manera inteligente con varios elementos de la cultura popular colombiana.

Chúpame el dedo tour flyer

Lanzado hace apenas unas semanas, de nuevo por Discrepant en formato vinilo, la recepción internacional de este disco es otro tema fascinante: a pesar de contar con un contenido musical y lirico metareferencial a lo colombiano estas nuevas canciones vienen siendo bien recibidas en diferentes países y lenguas, algo que terminará de forjarse con el próximo tour que el dúo prepara por Europa.

Jairo Manzur
http://sonidosquepermanecen.blogspot.com

One reply on “Chúpame el dedo – No te metas con Satán (por Jairo Manzur)”

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out /  Change )

Google photo

You are commenting using your Google account. Log Out /  Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out /  Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out /  Change )

Connecting to %s